SPIUKWORLD

Biciclown: un nuevo día frente al ordenador

SPIUK news
Experiencias

También hoy estoy sentado frente al ordenador y no frente al manillar de mi bici. Hay mucha tarea por hacer. En cuatro días intensos he conseguido actualizar todas las Galerías Fotográficas de África en la web. Más de 150 fotos que ha habido que redimensionar, titular...

Ahora gracias a la impagable ayuda de Tradeuro estoy traduciendo la web al inglés en el apartado Diarios. Más de 100.000 palabras.  Y por si fuera poco hay que rellenar certificados de clownfunders, recordar a la gente que haga el ingreso, llamarles, enviarles el sms...

Si, son días de oficina. Pero no me falta la taza de café en la mano, ni la comida en la mesa, ni el momento del baño por la noche. El baño es algo sagrado en Japón.

Todos los días la bañera se llena de agua caliente por la noche. Un termostato la mantiene caliente. Toda la familia Takao pasa por ahí. Primero el jefe de familia, luego la abuela, la hija, la madre y yo. Todos usamos la misma agua. Pero siguiendo las reglas de higiene en Japón nos duchamos antes de entrar en la bañera. Es como una piscina individual de uso compartido en tiempos alternativos.


Desde esta privilegiada situación voy poniendo en marcha diferentes maquinarias. El libro por ejemplo. El corrector de estilo ya lo tiene en su poder y lo va puliendo. El diseñador empieza a romperse la cabeza con la portada y la imprenta va ya pidiendo el ISBN.

La Sonrisa del Nómada. Nominjin, la cantante que nos regalará la banda sonora, ha alquilado ya el estudio en Los Ángeles (USA) para la grabación. El director de la película (que pronto desvelaré su nombre) ya está visionando el material, y yo he escrito ya un pre-guión.

Y el clownfunding me está dando un trabajo descomunal: no en vano conseguir más de 175 productores lo es. Hacer el seguimiento de los pagos o redactar los certificados, controlar todo el proceso..., pero es una alegría ver que ya somos una gran familia.

Y no hay que olvidar que estoy en Japón, así que algunas mañanas me acerco hasta algunos hermosos lugares. Como este templo en el que las madres antes de parir vienen a pedir leche para sus pechos. Como ofrendas dejan sujetadores o algo similar hecho a mano.


La gastronomía japonesa me sigue sorprendiendo por lo saludable. Fresco, rico y aromático. Por lo menos en casa de los Takao, donde el jefe de familia ha tomado la sarten por el mango.

Desde Fukuoka, Paz y Bien, el biciclown.

Galería de imágenes

Aviso legal