SPIUKWORLD

Diario de Ruta: l´Anglirú un puerto de referencia

Ziklo
Experiencias

El ciclismo y cicloturismo sin unas buenas dosis de pasión e ilusión no sería lo mismo.
Nuestro trabajo en Ziklo, además de conocer un montón de rutas y puertos, nos ha dado la oportunidad de conocer a mucha gente que siente y lleva dentro el mundo de la bicicleta. Hemos vivido muchas historias y experiencias, y el objetivo de esta sección es poder compartir algunos de esos momentos. Hablaremos de rutas, marchas, puertos, experiencias, historias… No lo dudes, piensa en bici, y pedalea con nosotros.

ANGLIRU
Queríamos empezar en nuestra geografía y con un puerto de referencia. A la hora de la elección hemos dudado, y así como en Francia puertos como Tourmalet o Alpe d`Huez son una referencia, aquí no lo vemos tan claro. Ojo, que no va a ser porque nos falte montaña, más bien todo lo contrario, pero quizás no hemos sabido dar a nuestros puertos ese algo que los convierte en mitos y leyendas.



Después de darle bastantes vueltas nos hemos decidido por el Angliru, un puerto con una historia corta, pero que ha hecho llenar muchas páginas y ha supuesto un serio desafío para muchos cicloturistas. Además es de esos pocos lugares que ha sabido cuidar la imagen ciclista. Carteles, señalización, esculturas…muchos guiños al ciclismo que el que se acerca agradece.



Mucho se ha escrito sobre el coloso asturiano ¿qué se puede decir que no se haya dicho ya? Vamos a hacer un poco de historia. Un artículo de Mario Ruiz, de 1996, con fotos de sus terribles rampas y bajo el título: Atrévete con el puerto más duro de España: La Gamonal, un coloso de espanto, causó una fuerte impresión entre los cicloturistas.

Un par de años después, en 1998, se creaba una nueva y durísima marcha cicloturista al muro asturiano, en la que antes se subían la Cobertoria y el Cordal. El espaldarazo definitivo vendría dado por el anuncio, por parte de la organización de la Vuelta, de que la cima sería final de etapa en la edición de 1999. Esta decisión, encabezada por Enrique Franco y Alberto Gadea, fue gracias a una carta, la que les escribió Miguel Prieto, director nacional de informática de la ONCE, casi ciego (sólo con un 10% de visión), que fue el que descubrió el puerto para el ciclismo. También influyó, y mucho, el interés mostrado por el Ayuntamiento de Riosa, principal valedor del puerto.



Como comentábamos, en 1999 se subía por primera vez la mítica cima asturiana en el marco de la Vuelta a España. La etapa salía de León y contaba con Ventana, La Cobertoria y Soterraña como aperitivos del Angliru. Rampas como la de La Cueña Les Cabres, El Aviru… marcaron a los corredores que eran animados por miles de valientes que se acercaron al coloso riosano pese a la lluvia y la niebla. Pavel Tonkov le sacaba al “Chava” Jiménez y a Roberto Heras 57 segundos en El Aviru, en esa rampa atacó el de El Barraco y se fue acercando al ruso del Mapei hasta que llegando a meta emergió de la niebla cual fantasma inaugurando el palmarés del Angliru en una épica etapa.

A partir de aquel momento toda una peregrinación de ciclistas, ex-ciclistas y cicloturistas fueron a conocer sus duros desniveles con los comentarios de todo tipo que ya conocemos. El puerto había sido asfaltado recientemente ya que en realidad había sido una pista forestal por donde subía el ganado, para abrevar en el pequeño lago que hay en la cima, conocido popularmente con el nombre de Angliru, al pié del majestuoso Pico Gamonal, en la bellísima Sierra del Aramo.



El Angliru es un puerto increíble, o lo odias o te enamoras de él para siempre. No hay término medio porque no deja indiferente a nadie. Se puede decir que la subida (12,5 km a una media del 10,2%) tiene dos partes bien diferenciadas: la primera no pasaría de ser un segunda, hasta el llano del Área Recreativa de Víapará. Los últimos 7 km (con una media terrorífica del 13%), dan inicio a la auténtica escalada a la pared asturiana. Una pintada en el suelo nos lo recuerda: Empieza el infierno. Todo este tramo hasta la cima es impresionante. Hay varios muros con nombre propio: primera curva al 20% llamada Les Cabanes, después vendrán Los Picones (al 18%), pero el más increíble, cuando vas pedaleando por la Curva Cobayos (al 17%), giras y la ves, la sorprendente rampa de lanzamiento de La Cueña Les Cabres, con sus 800 m al 18% de media y un desnivel máximo del 23,5%. Después dos rampas más, Piedrusines (19%) y l’Aviru (20%), hasta llegar a la campa del Angliru.

Así es el Angliru. Una tentación muy fuerte, lo temas o lo dejas, tú eliges.

PD: Todos los años hacemos un stage en Asturias. Lena suele ser nuestro campamento base. A la hora de preparar las rutas siempre comentamos: “Este año no metemos el Angliru”. Al final siempre acaba en le programa… Todo el que se acerca acaba cayendo a su hechizo. No es un puerto para todos los días, pero si, una de esas conquistas que uno acaba valorando especialmente.
Aviso legal