SPIUKWORLD

Eneko Llanos engrandece su leyenda en el IM Arizona y logra el slot a Hawaii 2019

Pro Spiukers

Arizona es el hogar del gran Cañón del Colorado, el impresionante Monument Valley y también el escenario de una de las pruebas del circuito Ironman más representativas. Un territorio que se caracteriza por la dureza de su clima, sus tierras áridas, y también el saguaro, el gigantesco cactus visto en infinidad de cintas del Viejo Oeste. Se trata de una obra maestra de la naturaleza, una planta que sale triunfante ante el clima extremo y al inexorable paso del tiempo. Un ejemplar que ilustra perfectamente lo logrado por Eneko Llanos tras ganar con autoridad en el Ironman de Arizona.  

Cercano a cumplir 42 años, Eneko Llanos ha demostrado que está lejos de protagonizar un crepuscular western; aquellos en los que el protagonista ha vivido tiempos mejores. Eneko Llanos vuelve a estar al nivel de los grandes especialistas. La victoria en el Ironman de Arizona ante varios de los mejores especialistas del Mundo, así lo confirma. Una victoria que además asegura su presencia en el Mundial de Kona de 2019, cita a la que excepto en 2018, Eneko ha acudido initerrumpidamente desde 2005.

El alavés se mostró cómodo en el Ironman Arizona. De menos a más. Dosificando sus fuerzas. El mejor Eneko empezó una remontada espectacular que le llevó a alcanzar en el kilómetro 24 a Tollakson que lideraba la prueba. A partir de ahí, el gasteiztarra fue aumentado su diferencia, para correr los 18 kilómetros hasta el final en solitario. Clemente Alonso también reaccionó por detrás para entrar en segunda posición (8:08:41) y relegar a la tercera posición al americano Tollakson (8:09:53). Insuficiente, en todo caso, para alcanzar al ritmo impuesto por Eneko Llanos.

La victoria de la perseverancia

Eneko Llanos se encontraba feliz. Por la victoria lograda, pero sobre todo por dejar definitivamente de lado las decepciones vividas en las últimas temporadas. Significa la vuelta de un mito del triatlón de larga distancia, el reencuentro con una sensación que Eneko comenzaba a ver lejana: la euforia del triunfo:

“Mas de cinco años habían pasado desde mi última victoria en un Ironman. La de hoy para mi representa más que una victoria en un Ironman: es el triunfo de la perseverancia, la cabezonería si preferís. Sabía que era capaz de rendir a este nivel y no he parado hasta conseguirlo.”

Esta victoria supone un doble éxito puesto que supone el pasaporte directo para Hawaii en 2019, en lo que será su decimotercera participación. En 2008 estuvo a punto de conquistarlo con una segunda plaza y el año pasado, no logró la clasificación. Su regreso supone un renacer en su carrera deportiva después de unos años en los que ha tenido que convivir con problemas estomacales que le han provocado la retirada en diferentes pruebas en las que ha competido.

Eneko está de vuelta. El mito ha vuelto.

Aviso legal