No pudo ser. La desventajada era demasiado amplia. Hubiese sido una remontada épica. Las posibilidades de lograr el sexto título de campeón del mundo Mario Mola era una hazaña muy difícil de conseguir., ya que no dependía de su propio resultado. El francés Vicent Luis llegaba con una ventaja casi insalvable, y aunque muchos factores podían desestabilizar la balanza, finalmente el francés se hizo con el cetro mundial. 

Mario estuvo cerca. No pudo ser. Y pese a todo, la imagen de Mario Mola recibiendo en meta a Vincent Luis como nuevo campeón de las World Series nos llena de esperanza. Esperanza en que el deporte profesional, pese a sus exigencias, mantiene en algunos casos su esencia: disfrutar de cada paso, cada brazada, cada pedalada y cada respiración. Pocas veces un segundo puesto ha dejado un sabor de boca tan agradable. 

Mario Mola dejó patente en Lausana que encarna los mejores valores del deporte: peleó hasta el final sus opciones. No fue capaz de remontar la desventaja en el Ranking Mundial. Pero fue el primero en felicitar a quien le arrebataba la corona Mundial. Mola estuvo a la altura, pero a su rival le valió un quinto puesto para quedarse con el título mundial. El mallorquín no estuvo fino en la natación, pero enderezó su actuación en la bicicleta, estrenando el nuevo PROFIT Aero y marcó el ritmo en la carrera. Ahí fue cuando crecieron sus opciones, pero Vincent Luis aguantó el tirón.

Estreno del casco PROFIT Aero

El tres veces Campeón del Mundo estaba ansioso por emplear el nuevo Profit Aero en la Gran Final de las World Triathlon Series. Mario tenía la opción de superar a Vincent Luis en el Ranking General, pero todo pasaba por estar en todo momento en el grupo de cabeza: “Esperaba como agua de Mayo el ajuste magnético Fidlock®. En Lausana lo probé por primera vez. Y fue un éxito. En la transición gane unos segundos ajustando rápidamente el casco. No quedar rezagado en la bici del grupo cabecero es vital para aspirar a la victoria”. Además, la personalidad aerodinámica del casco es perfecta para las distancias en las que Mario Mola compite: “Son carreras en las que vas al 100% durante toda la prueba. No es explosivo como un final de etapa al sprint, pero no puedes relajarte. Necesitaba un casco así”.

Profit Aero and Mario Mola

Una temporada lastrada

Esta temporada Mario se ha enfrentado a una nómina de rivales impresionante: los Brownlee, el mito Gómez Noya y Vincent Luis. Pero quizá, su mayor rival han sido las molestias físicas que ha arrastrado durante todo el año. Ha sido una temporada irregular, pese a arrancar con un triunfo (Abu Dabi) las Series Mundiales. Unas molestias físicas le llevaron a realizar carreras más que discretas en Bermudas (acabó en el puesto 26), Yokohama (29) y Leeds (29). Ya recuperado de sus sobrecargas musculares, destacó en Montreal (segundo) e inició la remontada tras ser cuarto en Hamburgo y segundo en Edmonton (Canadá), llegando con opciones al título en la Gran Final.

No ha sido, por lo tanto, un año cómodo para Mario: “La verdad es que durante los últimos 5 ó 6 años he podido competir al 99% durante los 9 meses de competición. No había tenido ningún contratiempo. Quizá no ha sido normal. Esto es deporte, y quien más o quién menos, todos pasamos por momentos de lesiones, molestias físicas o problemas que pueden afectar a tu nivel deportivo. Yo llegué a un nivel de sobrecarga muscular que me ha impedido estar al 100%. Y lo he notado sobre todo en el segmento de natación”.

El español, que ha sufrido diversas molestias musculares esta temporada, ha realizado una gran remontada para llegar con opciones al tramo final del curso, pero su esfuerzo ha sido insuficiente para arrebatar el primer escalón del podio al triatleta francés, su compañero de entrenamientos. Aún así, Mario Mola declaró que "estoy contento, porque cuando uno hace todo lo que puede, no está obligado a más". El triatleta patrocinado por Spiuk lleva siete años consecutivos subiendo al podio en las Series Mundiales.